¡Visite Astoria! Uno de los lugares con más cosas por hacer en todo Oregon

¡Visite Astoria! Uno de los lugares con más cosas por hacer en todo Oregon

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Artículos

Vive NW

Una de las cosas más sorprendentes de Oregon es la cantidad de increíbles lugares que hay para visitar, y a muchos de esos lugres se pueden llegar en una escapada de fin de semana, ya sea desde Portland o las otras ciudades principales del estado.

Esta vez nos aventuramos a la costa norte, donde se encuentra la ciudad de Astoria, uno de los lugares con más puntos de interés en todo Oregon: rodeada por el río Columbia y el Océano Pacífico, Astoria es conocida por su larga historia, la pesca y el comercio, entre muchas otras cosas.

Astoria fue fundada en 1811 como un puesto de comercio de pieles y se convirtió en el primer asentamiento permanente de Estados Unidos en la costa del Pacífico. El nombre de la ciudad proviene del nombre de un inversor de Nueva York, John Jacob Astor, quien está acreditado como la persona que estableció el Fuerte Astoria hace unos 210 años.

Con pintorescas casas de estilo victoriano ubicadas en una empinada ladera sobre la desembocadura del río Columbia, es fácil entender por qué a esta ciudad portuaria la llaman ‘Pequeña San Francisco’.

El Astoria Riverfront, que está lleno de restaurantes y negocios locales, es uno de los lugares a los que debe ir cuando visite esta ciudad. El área se puede recorrer en el Trolley, un carro de tren que corre en un trayecto de tres millas a lo largo del Riverfront y que funciona entre los meses de marzo y septiembre; el viaje redondo cuesta $1 o puede comprar un pase de todo el día por $2.

Sin embargo, esta atracción ha estado cerrada durante la pandemia, por lo que le sugerimos llamar o visitar su sitio de internet para saber si está en funcionamiento actualmente.

Otro punto de atracción es el Museo Marítimo del Río Columbia. Éste cuenta con la colección más extensa de artefactos marítimos del noroeste del Pacífico, desde varios aspectos geológicos hasta culturales e históricos del río Columbia.

El distrito histórico del centro de Astoria incluye también varios edificios que son parte del Registro Nacional de Lugares Históricos. Entre ellos está el Museo Flavel House, una casa de estilo Reina Ana construida en 1885. Ahí encontrará también el Liberty Theatre, un teatro de estilo italiano construido en 1925 y que alberga el Festival Internacional de Cine de Astoria.

Si sube a una de las principales colinas de la ciudad, la Coxcomb Hill, encontrará la Columna Astoria, una torre de 125 pies de altura construida en 1926 y que ofrece impresionantes vistas de 360 ​​grados del río, el océano y la ciudad.

Desafortunadamente, esta atracción también ha estado cerrada durante la pandemia, por lo que debe cerciorarse si está permitido subir a la torre; de lo contrario, la vista desde el mirador del parque es igualmente espectacular.

Pero no podemos olvidar que esta es una ciudad portuaria, la cual tiene una de las estructuras más impresionantes de todo el país: el puente Astoria-Megler, un voladizo de acero a través de un puente de celosía que se extiende por la parte baja del río Columbia, entre Astoria y Point Ellice, cerca de Megler, en Washington. Inaugurado en 1966, es el puente continuo más largo del mundo, con una longitud de más de cuatro millas. En su punto más alto, del lado de Oregon, alcanza una altura de casi 200 pies.

Y no podemos olvidarnos de los niños; para ellos hay un lugar ‘cool’ por visitar. Nos referimos al barco naufragado de Peter Iredale, sin duda el naufragio más emblemático de la costa de Oregon.

Los restos del barco se encuentran un poco más allá de un área de estacionamiento en el Parque Estatal Fort Stevens. Solo queda el casco de acero del barco de 275 pies, que encalló en 1906. El barco llegó a la desembocadura del río Columbia a través de un manto de niebla, pero un fuerte viento le dio la vuelta y lo hizo golpear tan fuerte contra la costa de la Playa Clatsop que tres de sus cuatro mástiles se partieron al impactar.

Alejandro Cortés