Llama gobernadora Brown a que anfitriones ‘desinviten’ gente para cena de Thanksgiving

Llama gobernadora Brown a que anfitriones ‘desinviten’ gente para cena de Thanksgiving

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Artículos

Vive NW

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, instó a aquellos que habían planeado organizar reuniones del Día de Acción de Gracias a “desinvitar” a la gente y mantener su festividad pequeña, a medida que el país está sufriendo de un rápido incremento de infecciones por coronavirus.

“Esto es difícil, pero hacer sacrificios difíciles ahora salvará vidas”, escribió Brown en su cuenta Twitter. “Este Día de Acción de Gracias, mantenlo pequeño. Cancele la invitación”.

Al pedirle a los residentes de Oregon que cancelen sus planes de grandes reuniones para la tradicional celebración de finales de noviembre, la gobernadora también incluyó un video con sugerencias sobre a quién la gente debería rescindir las invitaciones para minimizar el contacto con otras personas. 

Entre las personas que Brown sugirió “desinvitar” están “tu nuevo novio”, “tu tío borracho”, “tu tía peleonera”, “tu tía favorita”, “tu hermano presumido”, “tu mejor amigo”, “tu media hermana”, y “tu sobrina vegana”.

“Estas vacaciones, haz que tu reunión sea pequeña”, dice el texto del video. “Limita grupos. Salva vidas”.

De acuerdo con cifras de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos tuvo aproximadamente 178 mil 200 infecciones confirmadas el martes 24 de noviembre, además de 2 mil 216 personas fallecidas. Hasta este miércoles, el país tiene más de 12.7 millones de casos de COVID-19, y ya superó las 261 mil muertes por Covid-19.

Apenas un par de días antes, Brown pidió a los residentes de Oregon que llamen a la policía si ven que un vecino no está cumpliendo con las restricciones que implementó la semana anterior, que incluyen limitar las reuniones a un máximo de seis personas, y de no más de dos hogares distintos.

“Esto no es diferente de lo que sucede si hay una fiesta en la calle y mantiene a todos despiertos”, dijo Brown. “¿Qué hacen los vecinos? Llaman a las fuerzas del orden porque hay demasiado ruido. Esto es así. Es como una violación de una ordenanza sobre ruido”.

La gobernadora instituyó una nueva serie de restricciones para mitigar la propagación del coronavirus en el estado, incluida una “congelación” de dos semanas que limita las reuniones en interiores y exteriores a no más de seis personas de no más de dos hogares.

Así mismo, las nuevas restricciones prohíben a los residentes comer en restaurantes e ir al gimnasio, aunque se permiten reuniones religiosas de hasta 25 personas en el interior y 50 personas al aire libre. La gente también puede ordenar comida para llevar o que se la entreguen en su casa. Los infractores pueden enfrentar hasta 30 días en la cárcel, multas de $ 1,250 o ambas.

La mayoría de los condados de Oregon se encuentran actualmente en “riesgo extremo” de propagación de Covid-19 y Brown dijo este miércoles que las restricciones continuarán después de la “congelación” de dos semanas que expira el 3 de diciembre, aunque éstas serán menos estrictas, en particular para bares y restaurantes.

Bajo las nuevas pautas, los bares y restaurantes podrán tener un máximo de 50 clientes cenando al aire libre, con mesas limitadas a grupos de seis. El servicio podrá extenderse hasta las 11 p.m.

Así mismo, las tiendas de autoservicio en 27 de los 36 condados de Oregon podrían ver una mayor regulación bajo el nuevo marco, con su ocupación máxima limitada a la mitad de lo normal. Eso es más estricto que el límite de ocupación del 75 por ciento vigente durante la congelación estatal.

Del mismo modo, las iglesias ya no estarán limitadas a 25 personas; el límite ahora será de 100 personas o el 25% del límite de ocupación, lo que sea menor.

“Creemos que implementar este marco nos permitirá gestionar mejor los impactos de Covid-19 durante el invierno”, dijo el doctor Dean Sidelinger, titular de la Autoridad de Salud de Oregon (OHA, por sus siglas en inglés). 

La gobernadora Brown y los funcionarios estatales de salud dijeron que estas nuevas reglas logran un equilibrio sostenible entre la dureza del “congelamiento” y reglas más indulgentes que han permitido que el virus aumente su propagación.

Alejandro Cortés