Guía para ver el follaje de otoño más hermoso en Oregon

Guía para ver el follaje de otoño más hermoso en Oregon

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Artículos

Vive NW

Para aquellos amantes de los intensos colores de la naturaleza, el otoño es una de las mejores épocas.

Cuando el otoño llega a Oregon, nuestro estado de ánimo cambia por completo. Pero esto no significa que no podamos seguir disfrutando de la increíble naturaleza del noroeste del Pacífico.

Ni siquiera los fanáticos más fervientes del verano pueden negar el irresistible placer que el otoño ofrece cuando las hojas de los árboles cambian de color de sus vibrantes verdes a los naranjas, amarillos y rojos ardientes. Entre finales de septiembre y principios de noviembre se puede disfrutar del espectáculo que representa el cambio de follaje característico de los últimos meses del año.

Aunque el verano comienza a añorarse, una de las actividades favoritas para muchos en esta transición entre estaciones es admirar el cambio de follaje de los árboles; sin embargo, la ventana de oportunidad para disfrutar de estos colores es de solo unas pocas semanas.

Según expertos en el tema, los colores del otoño alcanzan su punto máximo en gran parte del estado a mediados o finales de octubre. Los colores aparecen en el centro de Oregon y el valle Willamette a mediados de octubre, seguidos por el sur del estado, el área de Mount Hood y el Columbia River Gorge a fines de octubre. Finalmente, en la esquina noreste del estado el follaje cambia a principios de noviembre.

¿Dónde se pueden admirar los árboles con los colores más intensos? A continuación, le decimos los mejores lugares del estado para disfrutar de este espectáculo de colores.

Portland y sus alrededores

Los ‘Portlanders’ no tienen que ir muy lejos para admirar el cambio de color de las hojas. Muchos de los árboles en la mayoría de las calles de la ciudad cambian de verde a exuberantes amarillos, naranjas y rojos. 

El Jardín Japonés de Portland es una de las exhibiciones de color más impresionantes en el otoño, y qué decir de los senderos del Hoyt Arboretum, los cuales presumen más de 2 mil 300 especies de árboles y arbustos. Por supuesto, no se puede excluir al Forest Park, en cuyos senderos reina el arce de hoja ancha, superando en número a los abetos Douglas. Aventúrese por el Maple Trail Loop para un recorrido memorable.

Parque Estatal Silver Falls

Como si no fuera suficiente la belleza de las cascadas de este parque, cuando llega el otoño los colores de este lugar dejan boquiabierto incluso al observador de hojas más experimentado. La caminata más popular para estos efectos es el Trail of Ten Falls, donde verá cascada tras cascada y hay puentes y miradores que permiten observar la perfección de la naturaleza, donde predominan el aliso rojo y el arce de vid.

Columbia Gorge

El impresionante Columbia Gorge ofrece cientos de millas de caminatas. Al viajar por la Interestatal 84 desde Portland a lo largo de la carretera panorámica del río Columbia, se llega al Crown Point Vista House, la presa Bonneville y los límites del Bosque Nacional Mt. Hood. A lo largo de ese recorrido se puede admirar el intenso color de los árboles, y hay numerosos senderos para verlos de cerca.

Valle Willamette

El valle Willamette es famoso por sus vinos, pero más allá de su famoso pinot noir, las colinas y valles son impresionantes en el otoño, cuando los viñedos toman un amarillo brillante. Varios de ellos ofrecen vistas impresionantes desde sus patios.

En el valle todavía se pueden encontrar enormes robles blancos, los cuales solían dominar esta área del estado. Las onduladas colinas de la región cambian de verde a amarillo a medida que los viñedos cosechan uvas para la temporada.

Centro de Oregon

Uno de los mejores destinos del follaje otoñal en el centro de Oregon son los senderos del río Deschutes, sobre todo en la zona sur, cerca de Benham Falls.

Y no se puede omitir la principal ciudad de la región: Bend, que tiene una amplia diversidad de árboles. Uno de los parques más populares el Drake Park, un lugar lleno de color en cualquier época del año, aunque el otoño es particularmente llamativo, pues es cuando los arces se vuelven rojos y el sauce amarillo le hace honor a su nombre.

Alejandro Cortés